¡Luz y acción!

¡Luz y acción!


Leyendo la opinión del filósofo Manuel Cruz, titulada Sobre los intelectuales-cebolleta, me ha venido a la mente la palabra éxito y varias preguntas: ¿Qué hacer? ¿Cómo? Y una respuesta: ¡Sé tú mismo! Esta conclusión se traduce de la reflexión que hace Cruz sobre la carrera de Fernando Fernán Gómez.

«Fernán Gómez llegó al convencimiento de que había adquirido el suficiente dominio del oficio y de los gustos del público como para llevar a cabo un producto con unas características tales que tuviera el éxito asegurado. Filmó esa película y el resultado fue un desastre. Entonces descubrió que lo que debía hacer no era, artificiosamente, ponerse en la piel de otros y realizar algo a la medida de lo que les atribuía, sino permanecer lo más fielmente en su propia piel y dirigir las películas que a él le gustaran, confiando en que gustaran también a mucha gente.

Así fue como consiguió grandes creaciones. No había más secreto: ser lo más veraz posible y, desde esa sencilla afirmación de sí mismo, conectar con los espectadores. Materializaba con este nada pretencioso comportamiento lo que antes señalábamos, esto es, asumía que sus gustos no eran excepcionales sino perfectamente comunes y que lo que a él le emocionaba podía emocionar a cualquiera. Lo más íntimo es lo más universal, escribió el poeta hace muchas décadas, y de nuevo este sencillo criterio resultaba ser el camino más directo para acceder al alma del mayor número de personas”.

¿Cuáles son las maneras de gente con éxito? Expongo unos cuantos ejemplos:

Teresa de Calcuta: “No podemos hacer grandes cosas, sí cosas pequeñas con amor. Ponerlo en acción nos llevará al servicio de amar a personas egoístas. Ámalas de todos modos”.

– Mahatma Gandhi“Mi vida es el mensaje. Aquellos que saben pensar no necesitan maestros. El desacuerdo es una muestra de progreso. La felicidad surge cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces está en plena armonía”.

– Aminetu Haidar: “Está mi dignidad, el de volver a mi patria, a mi ciudad, a mi casa”. Las reflexiones tras su huelga de hambre en 2010 por los derechos del Sahara ante las acciones de Marruecos. Fue encarcelada y tortura. Es un símbolo.

Rojas Marcos: “Todos los botiquines de urgencias deberían incluir una dosis de buen humor. Elimina de tu repertorio pensamientos automáticos, que son negativos. El optimismo es un motor creativo. Contrato a los que sonríen”.

Núria Espert: “Yo sé que soy buena actriz y he procurado buscar directores que no me dejaran equivocarme mucho.  En el escenario me he desinhibido. Soy muy tímida fuera de él. Me siento en la gloria con un buen libro bajo un pino”.

Eduard Punset: “Ser feliz depende del control. La felicidad no está en ver la televisión, sino en actividades de cierta exigencia como leer. A los jóvenes les resulta imprescindible para encontrar trabajo tener liderazgo para resistir al miedo”.

J. K. Rowling: “Me salvó la vida el mero hecho de escribir el primer libro. El amor, la pérdida y la separación me tocaron. No necesitamos magia para cambiar el mundo. Llevamos todo el poder dentro de nosotros”.

Bertrand Rusell: “Nunca moriría por mis creencias porque podría estar equivocado. Carecer de algo que uno desea es indispensable para la felicidad. Una generación que no soporta aburrirse será una generación de escaso valor”. 

Teresa Perales: “Si naciera de nuevo, no cambiaría nada de mi vida. Hay dos clases de disminuidos. Los que dicen ‘no puedo’ y los que dicen ‘¿por qué no voy a poder?’ Mi historia tiene dramas que me han llevado a ganar 26 medalla”.

Valentín Fuster: “El orgullo conduce a estancarse. Es clave el tiempo para reflexionar. Cada mañana dedico 15 minutos a no hacer nada cuando llego al hospital. Ser útil es una necesidad. Hay que contribuir en algo a la ciencia y a la sociedad”.

Poco que añadir: Siendo conscientes de nuestro relato y motivaciones podremos mejorar con positivismo. O como podría decir Fernando Fernán Gómez: «Luz y acción». Céntrate, lánzate, prueba y camina.

Comments (0)

Post a Comment