Para, observa dentro y sigue jugando

Para, observa dentro y sigue jugando

«¿Qué ocurre?”. Habrá quién piense hacer esto, tener aquello, comprar lo otro… Aprender a ser conlleva observar las emociones y virar el paso. 

La psicología ha experimentado un cambio tremendo. Ha pasado de centrarse en la gente con problemas a estudiar a las personas felices. La Programación Neurolingüística es una disciplina que analiza cómo modelar habilidades de individuos excelentes en algún aspecto de su vida para que luego otro pueda aprenderlo. Desde pequeños nos enseñan matemáticas y lenguaje, pero nadie nos guía para alcanzar inteligencia emocional. Las emociones, más de 500 nos marcan desde edad temprana. Las negativas, cuatro veces más. ¿Por qué? Estamos preparados para sobrevivir y nos fijamos más en el fallo que en el acierto. 

 

 Uno de los grandes retos de las personas es disfrutar de la vida con la mayor intensidad posible. Para ello sería interesante que nos fuéramos adaptando a los cambios vitales (pensamiento, amigos, casa…), ya que esto es bueno para el cerebro. Ocurre poco. ¿Y eso? “Se produce  una contradicción entre lo que es positivo para la persona y lo que a uno le apetece hacer. Muchos no quieren cambiar porque aumenta su nivel de ansiedad”, reflexiona el psicólogo Shlomo Breznitz. Hay que verse expuesto a tal necesidad por un motivo, que puede ser una depresión. En segundos podemos pasar de un estado de ternura a uno de sufrimiento. 

¿Cómo actuar para estar tranquilo? La capacidad para controlar las emociones negativas nos permite que cuando ocurra una adversidad no nos quedemos enganchados. La ciencia ha descubierto que la meditación sirve para ganar atención. “Si uno quiere cultivar el altruismo con la mente distraída no lo hará. Resulta útil concentrarse en la respiración durante 10 minutos. Calma. Si se repite regularmente podremos cultivar lo que queramos”, expone el budista Matthieu Ricard. Incluso, hay investigaciones que apuntan a que la educación emocional comienza en el útero materno. 

“Deberíamos fijarnos en la salud emocional de las mujeres durante el embarazo, no solo la física”, reconoce Vivette Glover. Los primeros cinco años de vida son fundamentales para nuestro devenir. “Si esos años nuestro entorno es inseguro entramos en modo supervivencia. Tenderemos a perder la ilusión en el futuro”, resalta Elsa Punset. Envejecemos mentalmente al perder la curiosidad. La solución pasa por generar entornos que creen emociones positivas, ya sea en casa, en el trabajo…  Esto es lo que conocemos por inteligencia emocional. Más abajo vamos a centrarnos en aspectos esenciales, como hace de forma didáctica la película Del revés, para que conozcamos mejor las voces que suenan en la cabeza. Muchas veces, de tristeza e ira. Ante ello, el cardiólogo Valentín Fuster ofrece su receta: “Rendirse no es una opción; sigamos avanzando. Sigue jugando.
 
Pongamos la lupa en seis populares emociones:
 
Amor: “Cuando el corazón sonríe lo llamamos gratitud; cuando comprende, tolerancia y cuando se refleja en el otro, amor”. Rafa Vidal (Barcelona, 1976. El amor es clave en el instinto de supervivencia. Como comenta Emilio Duró, consejero empresarial: “Tú tienes un hijo pequeño que es buena persona y dices que le falta sangre”. La autoestima y la ternura quedan marcadas desde los 3 a los 9 años. Cierto es que se pueden reconfigurar.
 
Felicidad: “Cuanta más gratitud sientas, más feliz serás y tu vida cambiará más rápido”. Rhonda Byrne (Melbourne, 1945). Al hilo de la afirmación de la escritora australiana reseñar que según estudios elaborados en Harvard y en España se ha demostrado que el factor más conectado con la sensación de felicidad son las relaciones humanas. Sonreir y agradecer influyen, pero, sobre todo, la capacidad de controlar la propia vida.
 
Alegría: “Entre todas las alegrías, la absurda es la más alegre; es la alegría de los niños, de los labriegos y de los salvajes”. Azorín (Monóvar, 1873). Está extendida la creencia de que si te ríes no trabajas. Al final las principales causas de alegría son lograr un trabajo, vacaciones, comer, beber, la victoria de tu equipo, sexo… Los optimistas reducen un 73% el sufrir insuficiencia cardíaca, afirma un estudio de las Uni. de Michigan y Harvard.
 
TristezaLos dos enemigos de la felicidad humana son el dolor y el aburrimiento”. Arthur Schopenhauer (Polonia, 1788). Cuanto más prolongada sea nuestra vida estaremos más expuestos a sus avatares. Sin duda, lo más doloroso que podemos experimentar es la muerte de un ser querido, más aún si se trata de un hijo. El psicólogo J. Eastwood dice que aburrirse implica un error de la atención, algo que será bueno a veces. Disfrute de ello.
 
Ira: “La envidia y los celos no son vicios ni virtudes, sino penas. J. Bentham (Londres, 1748). Hay muchos tipos de ira, algunos de ellos están representados en el mapa central. Podemos expresarla con un puñetazo, aunque lo que hay detrás son ganas de atacar. “Los jóvenes tienden a agredir, mientras que las mujeres buscan la estrategia indirecta”, apuntaUniverso de Emociones”. Intuir las secuelas impulsará la calma.
 
Miedo: “Bloqueas tu sueño al permitir que tu miedo sea más grande que tu fe”. Mary M. Morrissey (EE UU, 1949). El cambio climático, la crisis y el terrorismo, los principales temores de la humanidad. ¿Y a nivel personal? Muertes, fobias, traumas… El antídoto es la libertad y para llegar a ella la persona debe querer rastrear la experiencia que le aterra. Lo curioso es que algo que te ha perseguido años se puede curar en minutos.
 
Veamos dónde podemos encontrarlas:
 
Un libroUniverso de Emociones. Rafael Bisquerra. El prólogo ha sido cosa de Eduard Punset. La edición de Palau Gea. Diseño, creatividad, ciencia, psicología y entretenimiento. Todo en uno.
 
Una películaInside Out (Del revés).  P. Docter. El punto de partida del film fue cuando la hija del director cumplió 11 años y se hizo reservada: «Quería saber qué le pasaba por la cabeza”.
 
Una fábula“Había una vez un león que estaba cruzando un río. Al hacerlo, llevaba una presa enorme en su boca. Mientras lo atravesaba se vio a si mismo en el reflejo del agua. Creyendo que era otro animal, y viendo el tamaño de carne que llevaba, se lanzó a arrebatársela. Decepcionado quedó cuando, por pretender quitarle la presa al reflejo, perdió la que tenía. Y peor, no obtuvo la que deseaba”. Moraleja: El que envidia lo ajeno pierde lo que posee con justicia.
 
Una actividad: Yoga. Disciplina milenaria que introduce estiramientos, equilibrio, poner atención en la respiración y relax final. Sus beneficios: te centra, mejoras posturas, disminuye el estrés…

Comments (0)

Post a Comment